Noticias

Enfermedades neumónicas en Bovinos

Los problemas neumónicos en los bovinos son una de las causas de mayor pérdida económica no solo en nuestro país, sino a nivel mundial. Aún con los mejores productos tanto biológicos como antibióticos en los E.U. las pérdidas anuales por problemas respiratorios se estiman en 1,000 millones de dólares. La razón es que la presentación de este tipo de problema es sumamente compleja y debida a una gran cantidad de factores, por lo que se ha denominado Complejo Respiratorio Bovino (CRB) (ver capítulo de Complejo Respiratorio Infeccioso Bovino).

En este capítulo se enfatiza el hecho de que es necesario que se presenten 3 factores al mismo tiempo para la producción de enfermedad: virus (IBR, Diarrea viral bovina, Virus respiratorios incitial bovino y Parainfluenza 3), bacteria (principalmente Pasteurella y Haemophilus) y estrés, por lo tanto baja de defensas.

Programa preventivo

Considerando lo anterior podemos deducir que sí son necesarios los tres factores: virus, bacteria y estrés para el desarrollo del CRB, el hecho de eliminar alguno de estos, disminuiría la presentación de los problemas. Los virus no pueden eliminarse con antibióticos, solo puede protegerse al animal contra estos mediante vacunas; las bacterias no pueden eliminarse aun con antibióticos, ya que forman parte de la flora normal de la garganta del bovino y el estrés puede disminuirse en algunas ocasiones, pero hay cosas que están fuera de nuestro control. De esta forma, solo nos queda, disminuir al máximo el estrés y prevenir mediante vacunas la presentación del CRB.

Programa de vacunación

En el mercado existen buenos biológicos, pero el problema básico es que lo que falla son los calendarios de vacunación, por lo que es necesario tomar en cuenta en un programa de inmunización lo siguiente: 1. la protección del becerro, 2. la protección de la madre y 3. la protección de todo el hato.

En la protección del becerro debe considerarse que al nacer y hasta los tres meses de edad su sistema inmune no trabaja al100%, por lo que existe un gran riesgo de infección a esta edad. La única forma de protegerlo es a través del calostro y para que éste tenga una buena cantidad de inmunoglobulinas (defensas), es necesario vacunar a la madre en el último tercio de la gestación.

Para lo anterior deben usarse vacunas que no provoquen aborto, razón por la que recomendamos ampliamente las vacunas:

Horizon. Posteriormente los becerros deben ser vacunados entre los 3 y 6 meses de edad y revacunados 14 a 21 días posteriores a la primera vacunación.

Nota: Cualquier animal que sea vacunado por primera vez, ya sea adulto o joven, debe ser revacunado a los 14 a 21 días, con el fin de estimular una buena respuesta inmune, de lo contrario, la protección será deficiente, no importa lo que las marcas comerciales declaren, ya que es un principio básico de la inmunología.

La protección de la madre es indispensable no sólo por la transmisión de defensas al becerro, sino porque la vida de este animal depende de una buena inmunización. La recomendación que hacemos con nuestras vacunas Horizon es que el animal debe ser vacunado una vez al año, es decir, que nuestras vacunas protegen hasta un año. Lo ideal sería que la vaca tuviera un parto anual y vacunarla en el último tercio de la gestación, sin embargo esto no es así, por lo que es necesario tener en cuenta esto y asegurar además la vacunación en el periodo cercano al parto para proteger al becerro.

La protección de todo el hato se garantiza siguiendo las recomendaciones anteriores. Lo más común es que se vacune a todo el hato el mismo día o la misma semana, lo recomendable sería revacunar a las hembras gestantes de menos de 5 meses de gestación nuevamente entre los 7 y 8 meses, con el fin de asegurar buenos niveles de protección en el calostro.

Es importante señalar que éstos son lineamientos generales,ya que un programa de vacunación debe establecerse de acuerdocon la situación en cada rancho y a la presencia de enfermedadesen la zona (consulte a su asesor técnico de Bayer).