Programas

Manejo adecuado de las áreas de destete y engorda de lechones

Resumen

En este artículo se describen las actividades del personal de la granja encaminadas a proporcionar salud y bienestar a los animales y a controlar su producción. Se establecen los objetivos que se persiguen empezando por la conservación del medio ambiente, donde resalta la conveniencia de recibir a los cerdos destetados en ambientes sanos y confortables y las rutinas que conviene seguir para que los lechones se adapten a las nuevas condiciones ambientales. Se trata con detalle el manejo de la alimentación haciendo énfasis en la importancia de cumplir con los periodos de adaptación de los lechones al nuevo régimen alimenticio contando con un programa recomendable en esta etapa. En lo que a salud animal se refiere, se hace notar la importancia de los minuciosos cuidados que requiere el uso de la medicina preventiva durante esta etapa de desarrollo de los lechones.

Se describen las principales afecciones que pueden presentarse después del destete y las prácticas recomendables para la inmunización y tratamiento oportuno de los animales. En cada caso, se prescriben los productos Bayer que es recomendable utilizar durante la etapa de manejo de las áreas de destete y engorda.

Para conseguir optimos resultados en el destete y engorda de los lechones, es necesario un adecuado manejo del ambiente, alimentación y salud.

Areas de destete y engorda

El éxito o fracaso con los cerdos que son enviados al rastro depende en gran medida del manejo que hayan recibido en las etapas de destete y engorda.

Se entiende por manejo a la serie de actividades desempeñadas por el personal de la granja, encaminadas a proporcionar salud a los animales y a controlar su producción. Por consiguiente, el manejo de un área en particular implica varias acciones dirigidas al tratamiento de los animales, instalaciones y equipo de la granja.

El destete es quizás la etapa que más influye en la productividad de los animales destinados al abasto, ya que el número de kilogramos de cerdo producidos en la engorda depende directamente de las ganancias de peso logradas en el destete.

Sin embargo, los esfuerzos realizados en el área de destete, encaminados a la producción de cerdos sanos, con apropiados índices de conversión alimenticia, excelente conformación y adecuada homogeneidad, pueden ser vanos si no se lleva a cabo un manejo adecuado de los cerdos durante la etapa de engorda. Los objetivos del manejo son los siguientes:

  • Evitar la pérdida de peso después del destete.
  • Facilitar la pronta adaptación de los cerdos que ingresan al área.
  • Prevenir la presentación de enfermedades. 

Corrales listos para la recepción de los lechones

  • Reducir e incluso eliminar la mortalidad.
  • Lograr un adecuado consumo de alimentos.
  • Obtener óptimas ganancias de peso.
  • Conseguir una variación mínima en la conformación de los grupos.
  • Lograr una excelente calidad del producto final. Para alcanzar los objetivos anteriores es necesario considerar los siguientes aspectos:
    • Ambiente
    • Alimentación
    • Salud  

Manejo del ambiente

El manejo del ambiente para el cerdo recién destetado debe contemplar, por una parte, la recepción de los animales, y por otra, la adecuada conservación del ambiente en el que se ubicarán.

Recepción

Una actividad que requiere especial atención es la recepción de los cerdos destetados, debido a que la separación de la madre provoca en los lechones estados de enorme tensión y cambios hormonales que los predispone a padecer enfermedades, retraso del crecimiento e incluso la muerte. Por consiguiente, se les debe brindar un ambiente sano y confortable a través de la implantación de un sistema “todo dentro-todo fuera”, el cual incluye, entre otras cosas lo siguiente:

  • Lavado y desinfección de las instalaciones, abarcando techos, paredes, corraletas, equipo no desmontable, pisos y drenajes.
  • Lavado y desinfección de equipo desmontable como lámparas, comederos, refugios, tarimas y distractores.
  • Descanso de las salas, reparaciones y mantenimiento. 

Para que el proceso de lavado y desinfección tenga éxito, es importante una adecuada eliminación de la materia orgánica y la aplicación posterior de un detergente con acción desengrasante como es el Biosolve en forma de aspersión a una dosis de 1:200. Dejar actuar el producto por 15 minutos, enjuagar y permitir que seque para que después se aplique el desinfectante. Los avances científicos y tecnológicos han permitido el desarrollo de desinfectantes como Virkon S y Farm Fluid S, que aplicados en dilución de 1:200, son capaces de actuar contra virus, bacterias, micoplasmas y hongos, aun en presencia de materia orgánica.

Para lograr mayor efectividad de los desinfectantes Virkon S y Farm Fluid S, es recomendable practicar una rutina de lavado y desinfección (Cuadro A).

Aunado a la separación de la madre, el lechón tiene que adaptarse a un nuevo ambiente y en ocasiones, dependiendo del tipo de destete practicado, a nuevos compañeros con los que tendrá que rivalizar mientras se establece la estructura jerárquica del grupo.

Como todo ello genera tensión en los animales, es conveniente cumplir con las siguientes recomendaciones encaminadas a proporcionarles un ambiente confortable:

  • Dotar a las salas de una temperatura ambiente adecuada, congruente con la edad a la que los lechones son destetados:
  • Destete a 14 días 30° C
  • Destete a 21 días 28° C
  • Destete a 28 días 26° C 

Las temperaturas anteriores son recomendables el día en que se realiza el destete debiendo disminuir posteriormente.

Evitar la humedad excesiva en el ambiente, para lo cual es conveniente verificar el buen funcionamiento de los bebederos, el adecuado declive de pisos y la eficacia de los sistemas de drenaje y ventilación.

De ser posible, hay que colocar divisiones sólidas entre corraletas, con objeto de reducir la transmisión de agentes patógenos de las vías respiratorias y disminuir la tensión generada por peleas con cerdos de grupos contiguos al momento de definir el territorio.

Brindar suficiente amplitud a los animales para evitar el hacinamiento. El espacio debe corresponder al peso y talla de los animales en el momento en que salen del área y no al ingreso a la misma (Cuadro B).

Cuando haya mezcla de cerdos provenientes de distintas camadas, son recomendables también las siguientes medidas:

Formar grupos homogéneos en cuanto a número y peso de los animales.

Colocar distractores o enriquecedores del ambiente (costales, neumáticos, cámaras de llanta, botes, etc.), y mantener a los lechones en la penumbra durante las primeras horas posdestete para minimizar las peleas.

Colocar a los grupos de cerdos de menor peso y vitalidad en la zona de la sala más estable en cuanto a temperatura, humedad, corrientes de aire, etc.

Conservación del ambiente

Con el fin de mantener un ambiente confortable y sobre todo estable, se deberán tener los siguientes cuidados:

La etapa de destete de los cerdos es la que más influye en la productividad de los animales destinados al abasto

Vigilar que la temperatura ambiente se mantenga en el rango de 22-24° C; observar el comportamiento de los cerdos y registrar las lecturas máximas y mínimas de los termómetros.

Evitar la concentración de gases generados por las excretas, particularmente de aquéllos menos pesados que el aire como el amoniaco y el ácido sulfhídrico. Para ello es necesario contar con una ventilación adecuada y ante todo con un sistema eficaz de eliminación de excretas.

Verificar que la humedad ambiental no sea mayor de 60%, registrando periódicamente las lecturas de los higrómetros. Para evitar la humedad excesiva es importante eliminar las fugas de agua, revisar el buen funcionamiento de los bebederos, impedir la acumulación de excretas y contar con un sistema apropiado de ventilación.

Revisar que el equipo utilizado para proporcionar bienestar y confort a los cerdos, tales como calefactores, refugios, tarimas, inyectores y extractores de aire, ventanas, cortinas, etc., funcionen adecuadamente.

Para evitar descuidos y distracciones en el manejo del ambiente, es conveniente revisar constantemente, durante el día y la noche, las condiciones ambientales de las salas de destete, y en caso de requerirse, hacer los ajustes necesarios.

Manejo de la alimentación

Debido a que las delicadas vellosidades intestinales del cerdo recién destetado son muy sensibles a los distintos componentes de la dieta, se requiere hasta una semana para que éste se adapte al cambio de alimentación. Seguir con el alimento que se tenía en maternidad de tres a cinco días más.

En consecuencia, es importante cumplir con los periodos de adaptación al nuevo régimen alimenticio, ya que si el alimento es ofrecido a libre acceso durante las primeras horas post-destete, se corre el riesgo de que algunos cerdos coman con voracidad y se generen diarreas fisiológicas o mecánicas.

Se recomienda manejar una alimentación restringida durante los primeros días del destete, con el sistema de “poco y frecuente”, proporcionando de 6 a 8 pequeñas raciones al día del alimento que los cerdos consumen en la maternidad ya sea líquido, sólido o en pasta. Esta adaptación es de gran valor para asegurar un consumo adecuado por cerdo, que cubra sus requerimientos nutricionales de cada día.

Si la ingestión es excesiva o el alimento no es bien digerido, se aportan nutrientes a la flora intestinal que pueden provocar la proliferación de bacterias y diarreas de tipo mecánico e infeccioso. Posteriormente hay que reducir de cuatro a seis el número de servicios diarios de alimento. A partir del quinto o séptimo día se puede iniciar el periodo de adaptación a un nuevo alimento (Cuadro C).

De esta manera, el delicado intestino del cerdo destetado no resentirá los cambios en los componentes de la dieta, evitándose problemas digestivos.

Por otra parte, con el cuidado diario de la alimentación durante el destete, se logran consumos adecuados y el aprovechamiento de la alta eficiencia alimenticia del cerdo joven que le permite maximizar el potencial de conversión de alimento en carne.

Para lograr esto último, es recomendable adoptar las medidas siguientes:

Alimentación

Es conveniente alimentar a los cerdos empleando un sistema de “poco y frecuente”, ya que se logra que los animales consuman siempre un alimento limpio, fresco y por lo tanto íntegro en cuanto a sus características organolépticas y nutricionales. Como en cualquier etapa productiva del cerdo, es importante mantener limpios los comederos y evitar la acumulación del alimento.

Hay que asegurar el libre acceso de todos los cerdos al alimento, por lo que éste debe ser distribuido uniformemente a lo largo del comedero y proporcionar suficiente espacio y número de bocas, sobre todo en el sistema de “poco y frecuente”.

Se debe garantizar el suministro constante y apropiado de agua, por lo que es aconsejable revisar los bebederos al menos dos veces al día. El agua deberá cumplir con los requisitos mínimos de potabilidad. Para asegurar un consumo adecuado, es aconsejable que cada corraleta cuente por lo menos con dos bebederos situados a una altura de 20 cm a 30 cm, para lechones destetados entre 14 y 28 días.

Finalmente, se deben registrar los consumos diarios por corraleta o por grupo, con el fin de contar con un control que permita conocer el desarrollo de los animales y la calidad del alimento.

Salud animal

Para lograr un buen estado de salud de los animales en el área de destete, es indispensable cumplir con los programas de medicina preventiva y con el tratamiento oportuno de las enfermedades presentes en la granja.

Medicina preventiva

La medicina preventiva requiere de especial atención, pues de ella depende que el estado de inmunidad y de salud de los animales sea óptimo para hacer frente a las enfermedades ocasionadas por virus, bacterias y parásitos. Dentro de las actividades de un programa de medicina preventiva, están las siguientes:

1.- Medicación del grupo por vía oral en el alimento durante dos semanas o en el agua de siete a 10 días, para prevenir problemas entéricos, respiratorios, nerviosos o septicémicos.

Al respecto, es recomendable el uso de Baytril Max Fórmula L.A. durante los periodos de riesgo, para prevenir diarreas por Escherichia colli y Salmonella typhimurium y problemas respiratorios ocasionados por Mycoplasma hyopneumoniae y Actinobacillus pleuropneumoniae

2.-Inmunización individual vía intramuscular o subcutánea, contra problemas entéricos, respiratorios, nerviosos o septicémicos.

Entre los principales problemas que afectan a los cerdos después del destete, están la neumonía por Mycoplasma hyopneumoniae, Pasteurella spp, la pleuroneumonía por Actinobacillus pleuropneumoniae y la rinitis atrófica. Para contrarrestar dichas enfermedades, la hembra confiere inmunidad pasiva a sus crías a través del calostro.

Debido a que dicha inmunidad dura hasta las seis a 10 semanas de edad, es necesario activar el sistema inmunológico del cerdo joven con la aplicación de un programa completo de vacunación. En relación con los procedimientos de inmunización, cabe señalar uno de los productos de más alta tecnología de Bayer, Yatren Casein Fuerte, porque mejora la respuesta a la vacunación estimulando los mecanismos específicos de defensa. Coadyuva además en los procesos antiinflamatorios y a la inmunidad celular a través de la producción de interferón.

El uso de Yatren Caseina Fuerte se recomienda en dosis de 2 ml para cerdos de 10 a 15 Kg de peso.

3.-Desparasitación del grupo por vía oral en el alimento e individual vía oral parenteral.

Para lograr una desparasitación exitosa, se deben emplear productos de amplio espectro y seguridad, tales como Bayverm 10 Granulado. Se recomienda para la desparasitación vía oral en el alimento, a razón de 2 Kg por tonelada de alimento.

También es recomendable el uso de ivermectinas por vía parenteral, como Baymec Prolong en dosis de 1 ml/33 kg de peso vivo para el control tanto de parásitos internos como externos.

Sin embargo, es importante señalar que los calendarios que establecen los días de medicación (profilaxis y metafilaxis), inmunización y desparasitación, deben ser diseñados para las condiciones particulares de cada granja y enfermedad y por la supervisión de un médico veterinario.

La distribución y número de los comedores, asegura el consumo adecuado de alimento

Tratamientos oportunos

La pérdida o disminución de la inmunidad pasiva conferida por la madre, así como la inmadurez inmunológica del lechón y la tensión generada por el propio destete, desencadenan en el cerdo estados inmunológicos deficientes que lo predisponen a enfermedades provocadas por virus, bacterias y micoplasmas que afectan los sistemas digestivo y respiratorio.

Como consecuencia, el desempeño productivo del área se ve afectado negativamente. Entre las enfermedades pueden citarse las siguientes:

Enteropatías ocasionadas por bacterias Gramnegativas como Escherichia colli y Salmonella typhimurium. El tratamiento oportuno de estas enfermedades con Penimox L.A., en dosis de 1 ml/10 Kg de peso vivo por vía intramuscular, Baytril Max Fórmula L.A., en dosis de 3 ml/40 Kg peso vivo, puede retrasar e incluso evitar la muerte de los cerdos afectados.

Rinitis atrófica y neumonías ocasionadas por cepas de Bordetella bronchiseptica y Pasteurella multocida. El tratamiento debe hacerse con un producto de acción prolongada como Tetrabac L.A., aplicado por vía intramuscular en dosis de 1 ml/10 kg de peso vivo, con el fin de mantener una continua acción antibacteriana.

La pleuropneumonía causada por Actinobacillus pleuropneumoniae, es una enfermedad de fuerte impacto económico en las empresas porcinas y su tratamiento oportuno es de gran relevancia. Al respecto, se recomienda ampliamente el uso de Baytril Inyectable 5% por vía intramuscular en dosis de 1 ml/20 kg de peso vivo.

La estreptococosis y la estafilococosis, son enfermedades que afectan particularmente a los animales recién agrupados. Las lesiones que sufren los cerdos durante las peleas son vías de entrada de microorganismos capaces de provocar cuadros de dermatitis, artritis, procesos neumónicos, encefalitis, abscesos, etc.

Para la prevención y tratamiento de estas lesiones, es recomendable el uso de Dipenisol en dosis de 1 ml por cada 25 kg de peso vivo cada 24 horas o Penimox L.A. en dosis de 1ml por cada 10 kg de peso vivo. Al combinarse con un analgésico antipirético y antiinflamatorio como Fluxavet, en dosis de 1 ml por cada 22.5 kg de peso vivo, se logra una excelente recuperación de los animales afectados. Esta combinación de antibiótico y desinflamatorio es recomendable también en caso de erisipela.

Una enfermedad más que llega a manifestarse debido a cambios de lugar, alimentación y/o reagrupación, es la salmonelosis. Un tratamiento efectivo para su tratamiento es la aplicación de Baytril 5%, en dosis de 1 ml por cada 20 Kg de peso vivo. 

El propiciar las condiciones óptimas en los cerdos evita la presentación de problemas infecciosos.

El uso adecuado de la medicina preventiva durante la etapa de desarrollo de los lechones es de suma importancia